Páginas

sábado, 3 de marzo de 2012

¿ Educación del siglo XXI?


Si como yo, creciste en los 80-90, tienes hijos en edad escolar Y TE IMPORTAN, probablemente te has percatado de que lo que leerás a continuación no es del todo descabellado.

¿Cuál es la capital de Nepal? ¿Cuánto es 12x12? ¿Cuál es la raíz cuadrada de 25? ¿Cuál es el nombre de los 5 continentes? ¿Cómo se llamó el primer hombre que puso un pie en la luna? ¿Cuál es el río mas largo del mundo? ¿Qué fue primero, el huevo o la gallina? Esta y otras interrogantes yo ya las sabía cuando tenía la edad de mis hijas (que para el momento de la publicación de este post tienen 9 años)… Y hago mención a estas aparentes “tonterías” que muchos chamos en edad escolar (e incluso de bachillerato y hasta universitarios) actualmente desconocen, porque veo con preocupación la educación que ellas reciben en el colegio al compararla con la que yo recibí. Es por eso que escribí este post lleno de asombro, preocupación y decepción, al darme cuenta de que por más que me esfuerce en reforzar en la casa lo que les “enseñan” en el colegio, veo que “eso” es realmente insuficiente. Veamos.

En nuestra época (¡Y no pongan cara de ofendidos, porque sí, aquella era nuestra época y ya hoy en día tenemos canas, admitámoslo!) no existían todos esos artilugios mágicos de “diversión” que disfrutan nuestros hijos en la actualidad, (Internet, video juegos, computadora, TV por cable, etc.). ¡Y ojo! Que no soy enemigo de ellos, ¡Al contrario! Soy pro Geek, pro Tecnología y pro Computación, ¡LO QUE NO SOY ES PRO TARADOS! Nuestros hijos pueden disfrutar de todas estas cosas de manera regulada y supervisada sin que esto vaya en detrimento de su intelecto, ¡AL CONTRARIO!

En nuestra época nos divertíamos leyendo cuentos educativos, viendo series o comiquitas VERDADERAMENTE educativas por TV (una TV con programación de mejor contenido, debo decir también), jugando pelota en la calle, policías y ladrones, cero contra por cero, fusilado y otra gran cantidad de juegos que Uds. deben recordar mejor que yo, porque yo era un poco sometido y no jugaba tanto en la calle. O pasábamos horas jugando Monopolio, Sabelotodo, Otelo, Ajedrez, Damas y otra cantidad de juegos de mesa, TAMBIÉN educativos.

¿Y que pasó con todos esos juegos? ¡Nada! ¡Siguen existiendo! Esos juegos siguen siendo una opción, porque cuando visitamos una juguetería todavía vemos estantes repletos de cajas de estos juegos de mesa, el problema es que están en desuso porque muchos de los “padres” de hoy en día AUN SON NIÑOS que ni limpiarse el culo saben y mucho menos se les inculcó la importancia de dichos juegos. Son “padres” por el sólo hecho de que “empreñaron” y ahora tienen que asumir su peo; o son “padres” porque tienen un muchachito que lo crían sus padres (los abuelos del carajito) porque no tienen tiempo para él (porque aún son estudiantes de liceo y ahora tienen que trabajar). Son padres “AJURO” porque les tocó, y no tuvieron tiempo de madurar, de aprender, de vivir su etapa de infancia-adolescencia, entre otras muchas razones que podemos ver hoy en día que “justifiquen” la falta de BUENOS PADRES.

¿Cómo puede un “padre” así orientar, corregir, guiar, educar? ¿Como puede alguien al que no orientaron, guiaron, ni enseñaron, hacerlo con su prole? Ese es un círculo vicioso bien difícil de romper, aunque no imposible, pues he visto casos en que aún teniendo padres irresponsables, los hijos echan pa’ lante.

Volviendo al tema principal del post, comparando lo que impartían antes en los colegios versus lo que dan ahora, uno se queda perplejo al ver lo SUPERFICIAL de los objetivos, lo corto de los temas y lo resumido de las clases (sin mencionar lo mamarracho, proselitista y populista que le inyectan al asunto) . Es que yo aún recuerdo los cuestionarios de 50 preguntas que tenía que responder y aprenderme, porque en el examen iban a salir por lo menos 25 de ellas. Y hoy en día ni siquiera enseñan a leer bien.

Es que he visto “maestras” que ni hablar saben, que se visten como un espantapájaros y que se ve que no saben ni dónde están paradas. He tratado con estudiantes de la carrera de “educación” con un nivel tan pero tan pobre de “cultura general” que desconocen completamente la diferencia entre HAY, AY y AHÍ. He conocido maestras que escriben notas en los cuadernos de mis hijas con unos errores ortográficos y gramaticales tales que en mi época hubiesen sido suficientes para mandarlas a hacer 200 planas de esa palabra para memorizar su correcta escritura.

¡No me vengan con cuentos! ¿Que soy muy exigente? ¿Que quiero una “súper maestra” para mis hijos? Pero bueno ¿Y qué quieren Uds. para los suyos? ¿Un mamarracho que les diga en un salón de clases que Marx es lo mejor y que ser rico es malo, enseñándoles la mansedumbre socialista y la pasividad de las masas ante sus regordetes líderes comunistas?

Las maestras de nuestras épocas eran una “vergatarias” todo terreno; sabían de sociales, de matemáticas, de geografía, de castellano, de ciencias, de educación física, y hasta tenían brazo de pitcher para lanzarnos el borrador cuando hablábamos en clase (#AnécdotaPersonal). ¡Nuestras odiadas maestras (en aquel entonces) sabían de todo! Y no nos quedaba otro remedio que rendir, prepararnos y aprender; claro, que los padres de antes también eran otra cosa, así que no había remedio: O estudiabas y aprendías o ibas a llevar más palo que gata ladrona.

Los “programas” o “pensum escolares” de nuestra época eran VERDADERAMENTE nutridos. Se nos exigía, se nos obligaba a leer, a interpretar y por ende a analizar. Y subrayo la palabra OBLIGABA, porque aunque soy de los que apoyo la idea de que NADA OBLIGADO ES BUENO, toda regla tiene su excepción, y la de ésta es precisamente aquí: EN LOS ESTUDIOS.

¿Pero qué nos queda con las maestras de hoy? Reírnos de las notas que nos mandan en el cuaderno de nuestros hijos, que rezan más o menos así: “Señor representante, la niña habla mucho en clase, por favor hable con su representado o me veré en la neSeCidad de asentarle un acta en la dirección”. ¿¿¿WTH, Y se supone que esta orangután con ropa es la encargada de la ENSEÑANZA de mis hijas??? Señores, no estoy exagerando. Hace tiempo leí una nota similar en el cuaderno de una de mis hijas. ¿Qué hice? Lo que cualquier padre preocupado haría: Buscar el diccionario y enseñarle a mis hijas la correcta forma de buscar palabras en ese librito, entrañable amigo de todos, para que vieran el significado y la manera correcta de escribir dicha palabra. Y en mi caso particular, le respondí a la maestra una nota similar, utilizando la misma palabra Y EN MAYÚSCULAS, para ver si “captaba el mensaje”. No debo ser yo quien enseñe al maestro, o por lo menos eso creo. Un maestro, al igual que un médico, deben ser personas que destaquen por su nivel intelectual y académico, no que den risa.

¡Y tampoco me vengan con la cantaleta de “Los Niños Índigo”, “Los Niños Cristal” o qué sé yo! Es que hasta la legislación de hoy en día atenta contra la educación, cuando oímos a un alumno decirle a su maestra: “Yo no hice la tarea, y si me raspas, te denuncio en la LOPNNA o te mando a quebrar con mi hermano mayor, ‘El Gonorrea’”.

¡Amigos! ¿Quién refuerza a quien? ¿Nosotros al maestro? ¿El maestro a nuestros hijos? ¿Nos convertimos en alcahuetes de las ausencias laborales y deslices cognoscitivos de los que se hacen llamar “Maestros de nuestros hijos”? ¿O simplemente somos un componente más de este deteriorado sistema?

¿Hemos llegado a un nivel de descomposición tal que ni los maestros ni los profesores sirven?



PD: Ha sido tanta mi preocupación respecto a este tema, que decidí hacer este nuevo blog  http://gordonesroo.posterous.com/  para ayudar (y aleccionar) en la 2.0 a todas esas almas divorciadas del conocimiento; espero que les sea de provecho ¡Y APRENDAN!

8 comentarios:

  1. Excelente apreciación sobre la "nueva educación" o como prefiero llamarlo, "la educación deficiente", algo que si bien es cierto es culpa de los seudo educadores de ahora sino de también de los padres desentendidos, malcriadores de profesión, bien sea por falta de tiempo o porque no les importa, esos que prefieren llenar a sus hijos de consolas (la nueva niñera) para que desentenderse de ellos y hacer su vida más fácil dejándolos en manos de mediocres con titulo y cualquier otro peligro de nuestra sociedad.

    Nuevamente excelente material, siempre superándote!

    ResponderEliminar
  2. Gracias Brabi!!!

    de esas niñeras quiero escribir pronto también!!

    un beso!

    ResponderEliminar
  3. A un amigo mío lo suspendieron por tres días solo por "hablar en clase"...

    ResponderEliminar
  4. Genial este post, genial y triste al mismo tiempo. El problema de la educación no es de ahora, ya tiene tiempo rodando en este país. En mis días de bachillerato me tocaron muchos, pero muchos profesores ignorantes, era una cosa que si cuento no me creerían. Orgullosamente yo siempre sabia mas que ellos y eso me hizo ganar el desprecio de los mismo. Tuve una profesora llamada Marisela la cual impartía clases de : Educación Para la Salud, Artes Plásticas, Historia Universal, Turismo, Historia, Cátedra Bolivariana y otras mas, lo increíble es que dicha mujer nunca tuvo instrucción para ser "Profesora" y aun así , era la "Poderosa" Mi mayor problema con ella lo tuve cuando en un examen de Historia Universal, me llamo Bruto por colocar que el día de la Independencia de los EEUU había sido el 14 de julio y no el 4 de julio como yo había colocado, ¿Que Tal? Recuerdo que una vez por jodedera le pregunte si Frankfurt era la capital de Francia y ella orgullosa me contesto: " Claro ignorante no ves la similitud, Frankfurt viene de Francia, me extraña que no lo sepas tu que te la sabes todas". Ese día entendí que no había nada mas triste que ser ignorante y para colmo arrogante.

    ResponderEliminar
  5. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  6. Recuerdo también que en 5º Grado de Primaria, la pasante me puso una "observación" en un trabajo acerca de los países de América que tenía que hacer "argumentando" que México NO estaba en América del Norte (Cuando realmente México SI esta ubicado en esa zona)No se imaginan el "barullo" que ella armó al reclamarle a la pasante por su error...

    ResponderEliminar
  7. jajajajaja...

    yo admiraba a mis maestras, porque sabían que jode!!!

    lo malo era que me trataban mal... es que yo era "intranquilo"... normal....

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me imagino que las maestras que te tocaron eran poco agraciadas, con cabello corto y negro, lentes de montura gruesa muy al estilo de los 60, vestido largo y floreado y una regla en la mano (dispuestas con ella [me refiero a la regla] a "poner en su sitio" a cuanto alumno quiera "joder" en clase)...

      Eliminar