Páginas

lunes, 5 de septiembre de 2011

Experiencias de Mala Cama


Hacer el amor es un ARTE que se practica en dúos (no necesariamente heterosexuales), que como tal exige y conlleva una serie de características mínimas y necesarias para que pueda ser disfrutado plenamente por ambos participantes. Es un acto entre 2 personas (y a veces hasta más de 2) que juntan sus cuerpos por vía genital, desnudos o no (según las circunstancias), propio de los instintos animales que genéticamente traemos por miles y miles de años de perpetuación de la especie y de fornicación.

Pero por el hecho de que sea un instinto “bajo”, básico y natural de los seres vivos, no lo hace menos sublime, hermoso y hasta poético. Y es que disfrutar del contacto íntimo con esa persona que nos agradó y atrajo por alguna razón (aquí pueden esgrimir las que quieran: capricho, deseo, sivergüenzura, putería, vagabundería, curiosidad, hormonas y un inmenso etc.) debería ser eso: UNA EXPERIENCIA MARAVILLOSA… o por lo menos BUENA.

¡Wow! ¿Se entendió? Lo que esta vez quiero traer a esta tribuna abierta de intercambio de ideas con mis lectores es un tema muy delicado, álgido, poco comentado y que muchas veces nos tomamos a chiste, pero que muchos (me incluyo) hemos sufrido y padecido en carne propia: ESTAR CON ALGUIEN “MALA CAMA” (aunque sea alguna vez en nuestras vidas).



Hice una sencilla encuesta para saber sus respuestas, que decía así:

¿HAS TENIDO ALGUNA VEZ UNA EXPERIENCIA CON ALGUIEN “MALA CAMA”? 

Y sus respuestas, sabias y sinceras como siempre, fueron:

SI, 81%; ¿Verdaderamente valientes (por admitirlo) o sinceramente resentidos? Evidentemente que somos más los de este bando. Somos más lo que hemos obtenido una gran decepción en vez de un verdadero orgasmo. Somos mayoría los que luego de ese ratico de “placer” nos hemos dicho internamente: “Maldita sea! Quien me habrá mandado a mí a embarcarme en esta vaina?”. Pertenecemos al combo de los que por aquello de auto consolarnos, nos hemos dicho: “Bueh, qué cagada!, ni modo, una raya más pa’ un tigre!”. ¿O será que somos parte de la gran mayoría con más de 2 dedos de frente a la hora de “horizontalizarnos”? ¿Será que somos muy inconformes? ¿Seremos Ninfómanas y Sátiros en potencia la mayoría de los que aquí votamos? Lo único que se me ocurre decirle a todos los que de una u otra manera se sientan identificados con esta opción es: “¡NO SUFRAS! NO TE SIENTAS TAN SOL@, PUES YA VES QUE SOMOS MAYORÍA los tristemente afectados de esta falencia universal”.

NO, 18%; ¿Afortunadamente felices (por no haberlo sufrido) o cobardemente mentirosos? Debo felicitar a los que sinceramente se encuentran en este reducido grupo. ¡Siéntanse orgullosos de esta élite a la que pertenecen! Tienen algo de qué alardear con sus amigos, algo de qué jactarse en conversaciones picantes, algo de qué presumir ante sus nietos. Los que se encuentran en este minúsculo grupo o han sido muy afortunados y acertados a la hora de escoger a sus compañer@s sexuales o tienen poco “kilometraje” en lo que a experiencias de mil y una camas se refiere (¿Más fieles, tal vez?). Independientemente de cual sea el motivo por el cual sea que se encuentren en este lado de la estadística, sé que de seguro son objeto de envidia por sus antagónicos en los votos de la encuesta.

Luego de leer los resultados de esta encuesta y de conversar del tema con varios allegados en la 2.0 y en la 1.0, me quedé perplejo por lo común en que se ha convertido esta incómoda situación. Es que uno se lo toma a chiste, pero pensando muy en serio acerca de este mal, esta plaga, esta maldición y este azote apocalíptico, se me ocurrió enumerar algunas características que te permiten determinar cuándo una persona es mala cama. Espero que esta lista sea de gran utilidad para Uds. (y también sirva para responder a muchas personas que me han preguntado acerca de ¿Cómo saber si una persona es mala cama o no?):

  • Si esa persona con la que sales y con la que tienes ganas de “encuartarte” desde hace tiempo te evade constantemente el tema sexual, las conversaciones, los roces y las miradas lascivas. Esa persona de seguro tiene miedo, es virgen, es frígida o impotente, o se auto reprime por alguna otra razón psicológica. ¡Cuidado! ¿Te vas a arriesgar a perder tu tiempo con esta persona? ¿O por el contrario, quieres ser el primero y jugar al profesor? Cuidado te sale el tiro por la culata y resultas gastando pólvora en zamuro.
  • Si cuando en una reunión en la que se hacen los infaltables chistes “colorados” esta persona siempre es la última en comprenderlos o NUNCA los entiende y siempre pregunta: ¿De qué se ríen todos? ¡Alerta! Probablemente estás al frente de un extraterrestre o un Motolito de dimensiones descomunales. Nadie en su sano juicio puede NO REÍRSE ante un chiste “morbosón” bien contado. ¡Si esta persona no entiende un chiste de Jaimito, imagínate tener que explicarle un 69! ¡MALA CAMA SEGURO!
  • Si por casualidad ves alguna escena de película porno con esta persona en la que a la(s) protagonista(s) le(s) llenan la cara de semen u otros líquidos y el único comentario que deja salir por su boca es: ¡QUE ASCO! ¡Mujeres cochinas! ¡MALA CAMA A LA VISTA! Sólo un bobo que no ha “culeado” como Dios manda puede ofuscarse ante tales imágenes de sexo oral, eyaculaciones faciales y baños de fluido corporal. Muy probablemente tu mano te proporcione más placer que esta persona.
  • Si cuando estás en un Motel a puerta cerrada con esa persona, ya listos para el encuentro, ambiente a media luz y todavía ésta te pide que te tapes los ojos o te voltees porque va a salir desnud@ del baño. ¡Aquí perdiste tu tiempo y los reales del Motel! Sólo un@ idiot@ escrupuloso y mala cama no puede percibir la belleza intrínseca al lucir con orgullo sus estrías, cauchitos (llantitas o gorditos) o celulitis. Si una persona da muestras de pena, asco o frustración al mostrarse desnud@ frente a otra con la que va a copular, imagínate ¿Cómo será si le quieres hacer un beso francés por todo el cuerpo? No podrás. MALA CAMA DE AQUÍ A PEKÍN.
  • Si en ese momento de acción, sudor y emoción le dices a tu compañer@: Voltéate, grita, muévete, háblame sucio, etc. Y su respuesta es: ¡Me da pena, déjame así, que yo estoy disfrutando, termina ya! ¡Maldición! ¿Se puede ser más inútil? Las personas que asumen esta actitud en un momento como este no sólo merecen ser llamadas MALA CAMA, sino MALA VIDA. #fuck. (¡Me acuerdo de esto y me provoca entrarle a patadas!).
  • Si cuando le hablas a esa persona de fellatio, cunnillungus, gang bang, black kiss, golden rain, cum face, swingers y algún otro tema de índole sexual y su respuesta es: No me gustan esas cosas raras ni hablo inglés. ¡Definitivamente MALA CAMA en la cama y en el cerebro! Ser mala cama no sólo consiste en abrir las piernas y quedarse como “vaca muerta”. También implica el desconocimiento total de términos propios del amplísimo y vastísimo mundo sexual. Las buenas conversaciones sexuales suelen ser un magnífico preámbulo para una excelente sesión de sexo DEL BUENO. Pero si ni siquiera de sexo sabe hablar tu compañer@, ya sabes: IT’S BAD BED!!!
  • Si cuando tu compañer@ se viste como si su guardarropa fuera de la época victoriana, y descarta todo lo que suene a baby doll, cachetero, bóxer, hilo dental, disfraz de gatita o trompita de elefante y te dice que estos atuendos son para gente “enferma”. ¡Ni qué decir! Cero (0) en creatividad, cero (0) en sex appeal, cero (0) en imaginación y cero (0) en originalidad. Conclusión: ¡MALA CAMA seguro!
  • Si cuando por casualidad pasan por una sex shop y le dices a tu compañer@ para entrar a curiosear, pero ésta se muestra como un vampiro ante un puño de ajos y no encuentras forma ni manera de convencerl@ para entrar. Los juguetes sexuales hoy en día son tan normales cómo  tener una abuela con Facebook. Sólo las mentes obtusas, religiosamente enfermas y claro está, LOS MALA CAMA son capaces de negar esta contundente realidad. Dildos, vibradores, consoladores, ropa comestible, películas interesantemente bizarras, disfraces, condones brillantes y saborizados, esposas, látigos, botas de cuero y un largo etc. son las divertidas cosas que podemos conseguir en estas interesantes tiendas. Quien niegue la popularidad y EFICACIA de estos “jugueticos” definitivamente tiene un problema, y de allí a ser MALA CAMA sólo hay un paso.
  • Si hablar del tema de la masturbación (individual o asistida) te convierte en un paria ante los ojos de tu compañer@. Tocar y ser tocados, dar y recibir placer sexual a través de cualquier otra parte del cuerpo que no sean los genitales. Conocer nuestro propio cuerpo es algo de lo que no debemos avergonzarnos, pues nada más delicioso que masturbar a tu pareja (o ser masturbado) y dejar que sean las palabras y la imaginación las que guíen los dedos. Imagínate, una persona que reniega de la primera experiencia sexual de casi todo el mundo y que no sabe dónde siente ni cómo… ¿Puedes esperar que se comporte a la altura de quién sí lo sabe?


Hay quienes pueden negarlo a ultranza y auto engañarse o demostrar su conformismo diciendo: “¡No, Esa persona fue excelente!” Y hay otros que prefieren decir la maldita frase aquella (que obviamente detesto) de que “Un caballero (o dama, según sea el caso) no tiene memoria”; utilizada generalmente para ocultar si la experiencia (revolcón o alborotamiento de sábanas, según prefieran)  fue buena o mala; pero hay quienes como yo (e imagino que no son pocos) lo manifiestan con su trato, NADA CORTÉS, por cierto, a la persona que evidentemente demuestra ser un ANALFABETA SEXUAL. Yo en lo particular no le escribo más, no le llamo más, y me olvido de ella por un tiempo prudencial durante el cual yo considere que pueda instruirse y haya aprendido “algo”. Y obviamente que me costará repetir una pérdida de tiempo con esa persona. Si la persona es lo suficientemente inteligente se dará cuenta que la “sacada de culo” fue después del “episodio aquel”. Si no se da cuenta, mal por ella, pues mi nivel de sinceridad no ha sido tan descarado todavía como para decírselo en sus narices así: ¿Sabes qué? ¡No me gustas en la cama, porque más se mueve un ojo de vidrio que tú, más se calienta un celular después de conversar que tú o más me excita una pizza que tú! Tal vez después de escrito este post y si alguna vez vuelvo a cometer un error como este, ya me sienta con la suficiente desfachatez para espetarle a esa hipotética persona en la cara mi inconformidad sexual… Tal vez…

Ser analfabeta sexual o MALA CAMA es una condición que afecta a mujeres y a hombres por igual, y no discrimina raza ni condición social, así que no nos extrañemos que quien menos pensamos nos resulte con “la pata chueca” en lo que a “pericia sexual” se refiere. Basta con abrir un poquito más los ojos, conversar y conocer más a esa persona antes de intimar. Eso te ahorrará unos cuantos malos ratos. Ahora lo sé.

Factores como la (mala) crianza, la educación, la religión (de mierda), el entorno y unos padres frustrados y cerrados a conversar abiertamente de sexualidad con sus hijos son determinantes en la formación de personas así. También lo son la falta de iniciativa por parte de la persona para aprender más y las malas experiencias con personas también bajo esta condición de MALA CAMAS. Y definitivamente he podido comprobar que LA EDAD no es un factor determinante, pues he conocido jovencitas más “calentonas” y “ocurrentes” que muchas señoras con “supuesta” más experiencia; ¡Y viceversa!

Pero de una cosa sí estoy seguro: No me gusta ser maestro sexual de nadie, pues no tengo paciencia para estarle enseñando a alguien cosas tan ELEMENTALES como su propia sexualidad. Para eso están los libros en internet. Y después hablamos. (#YoConfieso que no me gustan las vírgenes).

¿Será que estas personas se sienten satisfechas con su estrechez mental? ¿Serán felices así? #PreguntasQueMeHago #GrandesMisterios

Y peor aún… ¿Alguna vez te habrán catalogado a ti, mi querido lector, como MALA CAMA y no lo sabías? Oh, Wait!... ¡Regresa arriba y vuelve a releer mi post desde el principio! Por si acaso…

PD: ¿Se imaginan que mi encuesta hubiese dicho: ¿ERES MALA CAMA O TE HAN DICHO ASÍ ALGUNA VEZ?

Oh God, #BigFail!

11 comentarios:

  1. Alguien me dijo una vez con respecto al sexo:
    "Uno se acuerda de los muy muy buenos o de los muy muy malos.. Aquella gente que queda en el medio es olvidable.. A ti nunca te olvidaré"

    So...
    I don`t know!





    JAJAJAJAJAJA

    ResponderEliminar
  2. Ruben.... eso es

    MMMMUUUUYYY CIERRRRTOOOO

    jajajajajaja

    no solo te recordarán por siempre, sino que la caraja era sabia!

    jajajaja

    saludos!

    ResponderEliminar
  3. Por eso hay que cultivar el Arte de Amar para dejar buenos recuerdos y sembrar las ansias de nuevas historias por crear...;)
    Muy bueno el artículo RooSe!

    ResponderEliminar
  4. asi es milim...

    por cierto...

    cuando sembramos? GRRRR

    jajaja, saludos! y gracias por comentar!

    ResponderEliminar
  5. Mi hermano, Ud. es todo un sabio en la materia.

    He notado algunas cosas que debo mejorar... Muy buen Post...

    ResponderEliminar
  6. JAJAJAJAJAJAJA Una vez le dije a alguien exactamente lo que le dijeron a Rubén. Nunca lo olvidaré, con el tiempo el pana llegó a comprender que no era precisamente por lo "bueno".

    Excelente post. Creo que debo recomendarlo a unos cuantos.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  7. Gracias por su comentarios!

    Jejejejejeje...

    "Inolvidables" lectores!

    saludos!

    ResponderEliminar
  8. Me pude cagar de la risa con lo de la abuela con Facebook y el ojo de vidrio CDLM!!!!! jajajajajajaja....

    Por demás, excelente, brother! como siempre. Impecable y sin desperdicio!

    Y no puedo dejar de reirme con lo de la abuela, insisto!

    ResponderEliminar
  9. jejejejeje

    Gracias mi pana!

    Tu abuela no usa Facebook? qué raro!

    ResponderEliminar
  10. que mala cama eres sinceramente este fue el comentario que lei el otro dia de mi novia aun chico en facebook y ella dice que no lo escribio y que le hackearon la cuenta jajajaj cree que soy ingenuo o idiota que opinan

    ResponderEliminar
  11. Aunque te están montando los cachos de manera descarada, siéntete bien, porque no la cogieron como la coges tu!

    ResponderEliminar